Hacer escuela de Biodanza escrita: Parte 1

En este post quiero abrirte un espacio en  un encuentro  que tuve en Buenos Aires con Román Mazzilli, editor de la Revista Argentina de Biodanza. Después de muchos mates y risas compartidas, le dije, – “vamos a grabar esta charla y compartimos del otro lado del charco”.

Aquí, con algunos recortes y mucho vocablo argentino, te invito a asomarte:

P: Estamos acá entre montones de ediciones de campo grupal. Que es un histórico del recoger saberes y de producir saberes de, yo diría que más de una generación de grupalistas.

R: Si, la revista tuvo 19 años de vida, así que imagínate.

P: Y la revista, yo no sé si preguntarte ¿Campo Grupal terminó o Campo Grupal mutó y se transformó en la Revista de Biodanza?, ¿son primas hermanas?

R: son primas, claro, son primas hermanas… Campo Grupal terminó hace dos años y la revista de Biodanza tiene 8 años de vida así que en buena medida compartieron un tramo. En ese momento varias revistas compartieron un tramo: La PsicoGuía, Cuaderno de Campo, Revista Biodanza, Campo  Grupal,…  Campo Grupal, de alguna manera, era el paraguas, fue una revista a parte mensual, esa regularidad y ese trabajo constante hacía que todo lo demás esté aceitado… Hacer la Revista de Biodanza para mí era una cosa muy fácil,  muy aceitada porque estaba Campo Grupal mensual ¿no? La revista de Biodanza es anual entonces solamente había que insistir un poquito a la gente que escriba. La gente de Biodanza no escribe en general…

P: Me hago cargo también…

R:.. Por ejemplo, Carlos García, si, hay dos o tres que son gente que les ha dado por escribir y escriben bien. La contestación de los biodanzantes  es: Yo hago Biodanza, yo hago cosas con el cuerpo, yo danzo, no escribo, la palabra me cuesta, me cuesta sentarme, me cuesta transmitir lo que investigué, lo que experimenté, las novedades. Fue todo un tema en  ese sentido. Hubo también una pedagogía cuando comencé la Revista de la Biodanza…

P: Una pedagogía del escribir para comunicar lo que sucede en Biodanza, hacer escuela de Biodanza escrita…

R: Claro… La  gente me decía: ¿Y como hago? , ¿Y de que tema hablo?… ¿y de qué?, ¿y cómo escribo? ¿ y qué crees que…? …  Es decir….Entonces  empecé a decirles que tampoco era un paper científico que tenía que estar aprobado por un comité… sino contar algo , relatar, describir…

P: Algo fenomenológico quizá…

R: Claro, claro… una buena descripción es algo que después sirve para conceptualizar. O la gente agradece: Ah… Mira que bien que escribió esto que estoy haciendo, me siento identificado o identificada con este relato, como narra el desarrollo de una clase, cosas así.

P: Ahora que sigo lo de conceptualizar ¿no? , uniendo a toda esta trayectoria, porque Campo Grupal, para quienes van a leer esto por primera vez y además lo van a leer desde el otro lado del océano,  ha sido un espacio de  creación y de conocimiento donde,  en definitiva, reflejar el pensamiento que se generaban en torno a prácticas de lo grupal…

R: Claro, prácticas que venían de distintas disciplinas y concepciones, no solamente un tipo de grupalismo, digamos, era muy amplio y después un poco estalló lo grupal, era también lo comunitario, cuestiones sociales, estéticas.

P: Me parece interesante hacer aquí una puntualización porque la idea de lo grupal en Sevilla nos cuesta, ¿no?, ¿cómo definirías lo grupal?, ¿a que te referís cuando decís? ¿De que estamos hablando? ¿De qué habla un argentino cuando habla de lo grupal?

R: Los argentinos tenemos una cultura muy ligada a lo psicológico, cuando hablamos de lo grupal estamos pensando en terapias grupales, en trabajos grupales con distintos grupos pero que tiene que ver o con lo terapéutico, con lo educativo, o con una cuestión comunitaria de desarrollo comunitario, desarrollo personal, desarrollo de la comunidad, etc. Y lo grupal es una concepción,  mirar el mundo, una manera de mirar el individuo, mirarlo en sus configuraciones vinculares. Mirar en un individuo y ver su familia, mirar un individuo y ver su barrio, ¿no? De eso estamos hablando de lo grupal.

P: Todo el entramado que atraviesa el sujeto y que a su vez que el sujeto, la persona, está alimentando todo ese entramado. Porque no solo que está ahí ajeno a ese entramado, forma parte, todos somos un hilito en la red de otra persona, y a su vez no somos en la red. De alguna manera somos en red, o somos vinculares o no somos.

R: Somos nudos de esa red.

Continúa en el próximo post…

Recuerda: puedes encontrar todas las revistas de Biodanza en el Facebook: Colecciones de Campo Grupal.

Patricia Davis

Patricia Davis

Llevo más de 25 años trabajando con grupos, focalizada en el desarrollo tanto a nivel personal como grupal y comunitario.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
×
¿Quieres saber más?