Blog

La Barca, 10 años y un testigo

La Barca, 10 años y un testigo  Me miro  al espejo y me detengo en las arrugas que asoman al rostro: “mi cuerpo delata edad», es mi primer pensamiento. En realidad, la refleja. Recuerdo la primera vez, que con diez años cociné  el arroz que comería con mis hermanas pequeñasen una olla con las asas quemadas y me veo hoy, jugando entre sartenes,guisando con carne, verdura, pescado, especias.Me pienso con 11 años, disfrazada de lo que fuera, montando juegos en una fiesta infantil, ganando el dinero de mi primer trabajo… Tengo arrugas, porque he sentido, reído, llorado, sufrido, aguantado.Me duele la espalda de haber sembrado, cargado, pintado, limpiado, levantado paredes, suelos, cajas, muros, puentes. Y la vista cansada de rostros y libros, de horizontes y tormentas, de anhelos y paisajes, de adioses y aeropuertos. Sí, las manos me tiemblan un poco, pero agarran con fuerza y saben de la caricia, la fregona,el boli y el

Leer más »
¿Quieres saber más?
Powered by