No tienes por qué salir de la zona de confort

Zona de confort

No tienes porqué salir de la zona de confort.
A menos que eso a lo que llamas confort sea acostumbramiento al malestar.

¿Te has preguntado cómo estás? ¿Sabes lo que quieres?

Puede que hayas llegado a un punto de tu vida en el que, «esquivando las balas» o «haciendo lo que tocaba» te hayas situado en un trabajo, pareja, carrera, o estudio en el que no estás siendo feliz. Entonces, buscar nuevos caminos puede darte miedo a perder lo que conoces o a no saber cómo afrontar lo nuevo. Pero dudo que cambiar sea poco «confortable». De hecho, en la infancia, estábamos permanentemente explorando y eso era un juego, divertido y estimulante.

La idea de que seguir creciendo es perder confort no alienta al avance, va de la mano de «la letra con sangre entra» y «lo que cuesta vale».

No será por arte de magia, los hábitos que generamos a lo largo de los años pueden ser difíciles de cambiar si no vamos encontrando y desarrollando nuevas habilidades y mucho más aún si lo hacemos desde la obligación y en soledad.

Date tiempo y date permiso para el error, para avanzar un día a la vez y para que sea divertido. Y si no sabes cómo, aquí estamos.

Que tengas un gran día.

Patricia Davis

Patricia Davis

Llevo más de 25 años trabajando con grupos, focalizada en el desarrollo tanto a nivel personal como grupal y comunitario.

Patricia Davis

Patricia Davis

Llevo 27 años trabajando con grupos, focalizada en el desarrollo tanto a nivel personal como grupal y comunitario. Disfruto generando caminos para impulsar la creatividad personal, es decir, la posibilidad de crear la propia vida.

¿Quieres saber más?
Powered by